La Inteligencia Emocional

Inteligencia emocional Teresa Gallego

Cuando hablamos de Inteligencia Emocional, nos referimos a la capacidad para comprender nuestras emociones, intenciones, motivaciones y deseos y las de las otras personas.
Es un término muy utilizado en la actualidad, pero ¿por qué?. Una de las razones es que la Inteligencia Emocional, es clave para el éxito en el futuro, como parecen encontrar diversos estudios.
La inteligencia Emocional, así mismo, puede empezar a trabajarse, a desarrollarse desde que los niños son pequeños, comienza desde la educación básica de los niños y su interacción con los demás y se extiende en el futuro a todas nuestras relaciones sociales y laborales.
¿Qué componentes tiene la Inteligencia emocional?
Sus características básicas, son:
•    El autoconocimiento emocional, o la capacidad de conocer nuestras emociones y de cómo nos afectan.
•    El autocontrol emocional, o el saber modular la emoción y gestionarla adecuándola a la situación.
•    La automotivación, o la habilidad para dirigir nuestras emociones a un fin, a una meta y  así poder ser perseverantes y lograr los objetivos.
•    La empatía, o la capacidad de poder ponernos en la situación del otro, de entender sus emociones.
•    Las habilidades sociales, o la capacidad de relacionarnos con los demás.
¿Cómo podemos mejorar estas habilidades para poder tener más éxito en nuestra vida?
Algunos ejercicios y sugerencias nos pueden ayudar a desarrollar más nuestra inteligencia emocional:
Piensa en lo que sientes. Pregúntate que estás sintiendo, diferencia las emociones y los estímulos que la provocan. ¿Estás llorando de pena o de rabia? ¿estás feliz o contento?
No juzgues tus sentimientos, no los rechaces antes de tener la oportunidad de pensar en ellos.
Aprende a gestionar tus emociones, modúlalas a través de diversas técnicas como la relajación, el tiempo fuera, la parada de pensamiento, etc.
Acepta las emociones contradictorias, muchas veces nuestros sentimientos se contradicen pero eso es posible, podemos enfadarnos con alguien a quien queremos. Acéptalo y hazlo consciente.
Usa el humor para hacer frente a los desafíos.
Cambia la perspectiva de los conflictos interpersonales ¿porqué crees que las personas reaccionan así?
Expresa tus sentimientos y tus ideas de forma clara, pero no agresiva.
Aprende a relajarte, a buscar momentos para ti,  a intentar ver las partes positivas de las situaciones y a disfrutar con las pequeñas cosas y de las relaciones sociales.

 

 
Teresa Gallego Álvarez
Doctora en psicología
Gabinete de psicologia y salud. CUANTICA
C/ Vargas 55A  3ºB
Santander (Cantabria)

 

El miedo escénico

El miedo a hablar en público es algo habitual. Pequeños grados de ansiedad ante un auditorio, mejoran incluso la exposición. Sin embargo, esto se torna desagradable cuando los niveles de nerviosismo superan la capacidad de concentración y comienzan a aparecer sintomas de hiperactivación, como la sudoración en las manos, tics, temblores, náuseas, voz inestable, etc.

Por desgracia, no existe una «fórmula mágica» que solucione completamente el pánico ante los espectadores, pero sí algunos consejos para mejorar nuestra presentación:

Preparar el discurso de forma meticulosa

No dejar casi nada a la improvisación y preparar el discurso una y otra vez para así, ganar en confianza y seguridad.

Respirar de forma profunda

Antes de comenzar la conferencia y para así dominar los nervios, hay que relajarse y aprender a respirar de forma profunda. Inspirar de forma abdominal y después de retener el aire unos segundos, expulsarlo lentamente y repetir este ejercicio 20 veces, ayuda a controlar la ansiedad.

Ensayar delante de amigos y/o familiares

De esta forma te acostumbrrarás a tener oyentes mientras hablas.

Eliminar las ideas negativas

Evitar pensamientos del tipo «mi voz no es suficientemente fuerte», «estoy temblando y van a darse cuenta», etc. Detén los pensamientos y céntrate en otra cosa más positiva, un recuerdo, una imagen…

No te sientas mal si en algún momento te equivocas

Cometer errores de pronunciación es algo habitual, continúa. Si la equivocación es motivo de risa entre el público, no ocurre nada, riéte con el público y sigue adelante. Acuérdate que para el orador, siempre parecen más graves sus defectos de lo que percibe el auditorio.

Utilizar fichas con palabras clave

Escribe unas fichas con palabras clave en un tamaño grande o de color oscuro,o bien señala en amarillo las palabras clave de tu discurso escrito. Esto ayudará a ganar confianza y a volver al punto de la ponencia  si en algún momento la mente queda en blanco.

Visualizar el éxito

Obtén imágenes claras de cómo va a ser todo cuando, al fín, la exposición finalice de forma correcta y el público aplauda emocionado.

Es importante aprender estrategias de oratoria y de control de ansiedad, ya que mejoran el discurso, aportándole mayor verosimilitud y atractivo, y mejoran la puesta en escena del conferenciante.

 

 
Teresa Gallego Álvarez
Doctora en psicología
Gabinete de psicologia y salud. CUANTICA
C/ Vargas 55A  3ºB
Santander (Cantabria)

 

 

El pensamiento lateral

Normalmente, las personas pensamos e intentamos solucionar nuestros problemas de una forma lógica, basándonos en la experiencia.

Este razonamiento puede ser eficiente, pero también impide que alcancemos todas las ideas o soluciones, por lo que no se puede descartar otra forma de resolución de problemas: el pensamiento lateral.

El pensamiento lateral consiste en salirnos de la rutina de la lógica y abordar el problema desde otras perspectivas, consiguiendo así soluciones creativas y alternativas que permitan solucionar una situación o desarrollar nuevas ideas y conceptos.

Para empezar a usar el pensamiento, debemos partir de cero, con los datos en bruto. Esto es importante, porque si partimos ya de un razonamiento lógico será más difícil crear algo nuevo. Y desde ahí poner en marcha una serie de técnicas que facilitan la producción de material diferente, no lógico, que favorece el que amanezcan respuestas que no responden al razonamiento habitual.

Estas  técnicas de pensamiento lateral son muy numerosas, entre ellas encontramos:

1. Pensamiento Divergente. El pensamiento divergente se caracteriza presentar diferentes perspectivas y encontrar más de una solución. Una forma de trabajar es bajo acertijos en los que es necesario utilizar el pensamiento lateral para solucionarlos.

– El pendiente en el café. Esta mañana se me cayó un pendiente en el café. Y aunque la taza estaba llena, el pendiente no se mojó. ¿Cómo es posible eso?

– La botella y el corcho. Una botella de vino, taponada con un corcho está llena hasta la mitad. ¿Qué podemos hacer para beber el vino sin sacar el corcho ni romper la botella?

2. Brainstorming. Técnica de trabajo grupal destinada a lograr resultados creativos. Presenta dos etapas: la primera, tiene por objetivo, proponer ideas que puedan ser desarrolladas, bajo cuatro principios básicos (Suspender el Juicio Crítico, Buscar la Cantidad, Alentar las Ideas Absurdas, Desarrollar las Ideas de los Demás). En la segunda etapa, se desarrollan las ideas obtenidas, agregándose ideas nuevas, con otros principios diferentes (Utilizar un Juicio Afirmativo, Mantener una Actitud Reflexiva, Privilegiar la Novedad, Seguir la Pista a las Ideas)

3. Provocación. Las provocaciones se entienden como obstáculos que nos hacen pensar en otras ideas, frases que a priori no tienen una lógica, o bien, parece que puede generar inconvenientes, por ejemplo “las casas no deberían de tener techos”, “los cuchillos deberían de dejar de fabricarse”. Una vez que se realiza la provocación, se debe examinar todos sus aspectos: las consecuencias que provoca, los beneficios obtenidos, las circunstancias específicas que harían esta situación exitosa, etc.

4. Los seis sombreros “ponerse un sombrero” implica desarrollar un rol que facilita diversas ideas alternativas:

– Sombrero Blanco: es neutro y objetivo, debe de ocuparse de hechos objetivos y de cifras. No se hacen interpretaciones ni se entregan opiniones.

– Sombrero Rojo: sugiere emociones, sentimientos e intuición. Permite que cada persona exprese lo que siente, hace visibles las emociones sin necesidad de justificarlas o buscarles una lógica.

– Sombrero Negro: señala lo erróneo, advierte respecto a los riesgos y peligro.

– Sombrero Amarillo: busca los aspectos positivos y expresa optimismo.

– Sombrero Verde: representa la creatividad, es para las nuevas ideas. No se detiene a evaluar.

– Sombrero Azul: es el moderador, decide el tipo de pensamiento que debe usarse en cada momento, ocupándose del control y la organización del proceso de pensamiento. Es responsable de la definición del objetivo, la síntesis y las conclusiones.

El uso de estas técnicas y otras muchas favorecen la visión alternativa del pensamiento y de la solución de problemas, siendo útiles tanto en su aplicación con niños con el objetivo de desarrollar su pensamiento lateral, como con adultos en diversos ámbitos de la vida. El desarrollo de esta opción de pensamiento facilita la creatividad, siendo esto también útil para quienes trabajan en este ámbito y ayuda también al desarrollo de ideas innovadoras, siendo útil también en el entorno empresarial.

 

 
Teresa Gallego Álvarez
Doctora en psicología
Gabinete de psicologia y salud. CUANTICA
C/ Vargas 55A  3ºB
Santander (Cantabria)

 

Liderazgo y personalidad

El estudio sobre la personalidad y los patrones estables de comportamiento es una cuestión muy tratada a lo largo de la historia. Muchos son los test desarrollados para evaluar la personalidad y diversas las teorías sobre ésta.

este post se centra en un patrón desarrollado por D. Keirsey, autor del test Keirsey Temperamet Sorter y que destaca de entre los estilos de personalidad, los ENTJ s (extrovertidos, intuitivos, racionales y calificadores), que sirve para describir un tipo eficaz de liderazgo.

Estos sujetos tienen una cualidad especial para la dirección y el mando, necesitando muy pocos incentivos para planear una actividad. Son decididos, pragmáticos, directivos, seguros, energéticos, carismáticos, expresivos y no se ven influenciados por los conflictos o las críticas. La tendencia natural a planificar en forma creativa y llevar dichos planes a la realidad es un factor común de estas personalidades.

A menudo los ENTJs destacan en el mundo de los negocios y tienen a ser hábiles en la organización de las situaciones y en la coordinación de equipos de trabajo, así como en el desarrollo de las estrategias y los planes de acción.

Sin embargo, estas personas tienen también sus debilidades. En ocasiones pueden ser confrontativos, intimidantes, y controladores y pueden abrumar a otros con su energía y su control.

Conocer las características básicas de la conducta de estos líderes innatos, permite saber cuánto de común tenemos con éstas y en qué medida son necesarias para desarrolar nuestro trabajo.

Fomentar aquellas cualidades menos desarrolladas y minimizar las características que impiden hacer bien el trabajo o lograr los objetivos son dos de las capacidades que a través de la psicología y del coaching, con personal bien formado, pueden potenciarse para lograr el éxito profesional y consecuentemente, el bienestar personal.

 

 
Teresa Gallego Álvarez
Doctora en psicología
Gabinete de psicologia y salud. CUANTICA
C/ Vargas 55A  3ºB
Santander (Cantabria)
Utilizamos cookies de terceros en redes sociales para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR
Aviso de cookies