El Coaching Ejecutivo (Executive Coaching), se centra en los directivos de empresas y corporaciones y facilita el descubrimiento de las fortalezas personales con los que superar los posibles obstáculos en su liderazgo y aumentar su valor para la organización. El ejecutivo, se transforma en un profesional más eficiente y valorado, al modificar su estilo de dirección y corregir sus actitudes negativas frente al grupo.

Con las técnicas de Coaching se asegura el éxito de la evolución organizacional y mejoras en los resultados de la empresa.

En el inicio de esta profesión, los coaches fundamentalmente eran contratados para ayudar a los profesionales a cambiar comportamientos y facilitar potenciales. Hoy en día, además, las empresas contratan a los coaches sobre todo para ayudar apoyar el desarrollo de personas de alto potencial para lograr el máximo rendimiento y el éxito empresarial o personal.
La duración media de estos procesos se mueve entre los  7 y 12 meses, dividiéndose el proceso en sesiones semanales o quincenales y oscilando los precios en función del número de clientes, desde el individual, hasta el trabajo con un equipo.
Las sesiones tienen aproximadamente una hora de duración, dependiendo las necesidades y la evolución del proceso.
Al igual que en cualquier otro servicio de coaching, la confidencialidad es una parte fundamental de la actividad.