¿cómo lograr mis objetivos?

Gestión del tiempo santander

Mockup objetivo

Fijarnos objetivos es fundamental para el desarrollo de la persona, ayuda a tener una expectativa para avanzar y fomenta el crecimiento de la autoestima a medida que vamos logrando pequeños éxitos. El tener una idea de a dónde me dirijo, ayuda a darle una dirección a nuestra vida y el ir acercándonos a ella nos da energía y motivación, sensación de capacidad y de valor.

El tener una meta, bien sea laboral, familiar, social, etc… nos da coherencia y motivación para que nuestro día a día tenga un rumbo y nos ayuda a que nuestra autoestima se mantenga sana.

Está bien puntualizar que no es lo mismo tener un objetivo, que cumplir un sueño. Últimamente leo con bastante asiduidad esto de “cumple tus sueños” animando a todo el mundo a que se lance a por aquello que desea. Pero los sueños son deseos que pueden llevarse a cabo… o no. Por ello yo animo a poner los pies sobre la tierra y plantearnos un “logra tus metas”. Las metas tienen objetivos tangibles y se pueden lograr con más o menos esfuerzo. Normalmente nos involucramos en su consecución porque las percibimos como algo que podemos alcanzar. Cuando hablamos de objetivos, o metas, no olvidemos sus características.  Éstas son:

Medibles: tenemos que saber medir cómo lo estamos logrando

Específicas: son conductas concretas

Tiempo: se pueden conseguir en un tiempo determinado.

Alcanzables: son realistas

Podemos diferenciar objetivos a corto plazo, como lograr algo este año o el que viene, o a medio/largo plazo: escribir un libro, sacar una oposición, tener una familia. Todos, tanto corto como largo plazo requieren de tener pequeñas metas que nos indiquen que el camino que estamos haciendo nos lleva al objetivo. Además todos tienen que tener pequeños refuerzos que nos anime a seguir adelante, si no la motivación y constancia disminuyen y con ellos la probabilidad de logro.

En los objetivos más amplios, no podemos olvidar que los objetivos son personales, y diferentes: para unas personas su objetivo puede estar vinculado a la agricultura y para otros a construir maquetas y lo ideal es que pudiéramos tener un objetivo principal y también otras metas por área de la vida, de tal forma que si un rol desaparece, tengamos más expectativas. Por ejemplo no vincular toda mi energía al deporte o a mi pareja, porque si me lesiono o quedo viudo/a, con ello se va mi único objetivo. Puedo querer ganas una medalla olímpica y además, tener una familia, o escribir un libro o ayudar a entrenar a otros.

¿Cómo puedo saber qué es exactamente lo que quiero?

Si no tienes claro el rumbo, jamás podrás llegar. Piensa ¿qué es importante para ti? ¿cuáles son tus valores, lo más fundamental de tus creencias? Si sólo pudiese hacer una cosa en tu vida ¿cuál sería? ¿y si fueran dos?

Podemos observar qué nos gustaría ser…como nos gustaría vernos, Para ello podemos hacer un ejercicio, se llama la carta desde el futuro” y la podéis descargar aquí.

¿y cómo empiezo?

Muy bien, valora dónde estás y a dónde quieres llegar. ¿Cuál es el primer paso? ¿cuándo podrías empezar? ¿cuál es el siguiente paso? Y cuándo lo harás…. Hacer paso a paso un plan de acción nos ayuda a ver la dirección a seguir y a no complicarnos durante el camino. Es una guía que nos indica:

– Qué hacer

– Cuándo lo vamos a hacer

– Qué recursos necesitamos para ello.

Es importante la temporalidad: marcar cuándo nos vamos a poner a ello y qué tiempo vamos a sacar para poder llevarlo a cabo. Si es un proyecto integrado dentro de nuestra rutina, debemos de saber cuándo podemos dedicarle cuánto tiempo: esto se trabaja con gestión del tiempo y sus técnicas.

Date un refuerzo: puede ser material, de descanso, personal, contárselo a alguien, cualquier cosa te ayude a sentirte bien con lo que estás logrando y que te anime a seguir adelante.

Comprométete firmemente con llegar a ello, o al menos con no abandonar hasta que no percibas que ya has “sobrepasado la mitad del camino”

Pide ayuda o consejo a profesionales si quieres emplear técnicas concretas: Pomodoro, DAFO, plan de acción, Matrices, etc… esto también ayuda a lograrlo y a comprometerte a llevarlo a cabo.

No te rindas, cuando veas que no puedes mal, sólo haz otro poquito.

Y cuando lo logres…., ayuda a otros a que ellos también consigan sus objetivos.

Teresa Gallego Álvarez
Doctora en psicología
Gabinete de psicología y salud. CUÁNTICA
C/ Vargas 55A 3º
Santander (Cantabria)

El pensamiento lateral

Normalmente, las personas pensamos e intentamos solucionar nuestros problemas de una forma lógica, basándonos en la experiencia.

Este razonamiento puede ser eficiente, pero también impide que alcancemos todas las ideas o soluciones, por lo que no se puede descartar otra forma de resolución de problemas: el pensamiento lateral.

El pensamiento lateral consiste en salirnos de la rutina de la lógica y abordar el problema desde otras perspectivas, consiguiendo así soluciones creativas y alternativas que permitan solucionar una situación o desarrollar nuevas ideas y conceptos.

Para empezar a usar el pensamiento, debemos partir de cero, con los datos en bruto. Esto es importante, porque si partimos ya de un razonamiento lógico será más difícil crear algo nuevo. Y desde ahí poner en marcha una serie de técnicas que facilitan la producción de material diferente, no lógico, que favorece el que amanezcan respuestas que no responden al razonamiento habitual.

Estas  técnicas de pensamiento lateral son muy numerosas, entre ellas encontramos:

1. Pensamiento Divergente. El pensamiento divergente se caracteriza presentar diferentes perspectivas y encontrar más de una solución. Una forma de trabajar es bajo acertijos en los que es necesario utilizar el pensamiento lateral para solucionarlos.

– El pendiente en el café. Esta mañana se me cayó un pendiente en el café. Y aunque la taza estaba llena, el pendiente no se mojó. ¿Cómo es posible eso?

– La botella y el corcho. Una botella de vino, taponada con un corcho está llena hasta la mitad. ¿Qué podemos hacer para beber el vino sin sacar el corcho ni romper la botella?

2. Brainstorming. Técnica de trabajo grupal destinada a lograr resultados creativos. Presenta dos etapas: la primera, tiene por objetivo, proponer ideas que puedan ser desarrolladas, bajo cuatro principios básicos (Suspender el Juicio Crítico, Buscar la Cantidad, Alentar las Ideas Absurdas, Desarrollar las Ideas de los Demás). En la segunda etapa, se desarrollan las ideas obtenidas, agregándose ideas nuevas, con otros principios diferentes (Utilizar un Juicio Afirmativo, Mantener una Actitud Reflexiva, Privilegiar la Novedad, Seguir la Pista a las Ideas)

3. Provocación. Las provocaciones se entienden como obstáculos que nos hacen pensar en otras ideas, frases que a priori no tienen una lógica, o bien, parece que puede generar inconvenientes, por ejemplo “las casas no deberían de tener techos”, “los cuchillos deberían de dejar de fabricarse”. Una vez que se realiza la provocación, se debe examinar todos sus aspectos: las consecuencias que provoca, los beneficios obtenidos, las circunstancias específicas que harían esta situación exitosa, etc.

4. Los seis sombreros “ponerse un sombrero” implica desarrollar un rol que facilita diversas ideas alternativas:

– Sombrero Blanco: es neutro y objetivo, debe de ocuparse de hechos objetivos y de cifras. No se hacen interpretaciones ni se entregan opiniones.

– Sombrero Rojo: sugiere emociones, sentimientos e intuición. Permite que cada persona exprese lo que siente, hace visibles las emociones sin necesidad de justificarlas o buscarles una lógica.

– Sombrero Negro: señala lo erróneo, advierte respecto a los riesgos y peligro.

– Sombrero Amarillo: busca los aspectos positivos y expresa optimismo.

– Sombrero Verde: representa la creatividad, es para las nuevas ideas. No se detiene a evaluar.

– Sombrero Azul: es el moderador, decide el tipo de pensamiento que debe usarse en cada momento, ocupándose del control y la organización del proceso de pensamiento. Es responsable de la definición del objetivo, la síntesis y las conclusiones.

El uso de estas técnicas y otras muchas favorecen la visión alternativa del pensamiento y de la solución de problemas, siendo útiles tanto en su aplicación con niños con el objetivo de desarrollar su pensamiento lateral, como con adultos en diversos ámbitos de la vida. El desarrollo de esta opción de pensamiento facilita la creatividad, siendo esto también útil para quienes trabajan en este ámbito y ayuda también al desarrollo de ideas innovadoras, siendo útil también en el entorno empresarial.

 

 
Teresa Gallego Álvarez
Doctora en psicología
Gabinete de psicologia y salud. CUANTICA
C/ Vargas 55A  3ºB
Santander (Cantabria)

 

Liderazgo y personalidad

El estudio sobre la personalidad y los patrones estables de comportamiento es una cuestión muy tratada a lo largo de la historia. Muchos son los test desarrollados para evaluar la personalidad y diversas las teorías sobre ésta.

este post se centra en un patrón desarrollado por D. Keirsey, autor del test Keirsey Temperamet Sorter y que destaca de entre los estilos de personalidad, los ENTJ s (extrovertidos, intuitivos, racionales y calificadores), que sirve para describir un tipo eficaz de liderazgo.

Estos sujetos tienen una cualidad especial para la dirección y el mando, necesitando muy pocos incentivos para planear una actividad. Son decididos, pragmáticos, directivos, seguros, energéticos, carismáticos, expresivos y no se ven influenciados por los conflictos o las críticas. La tendencia natural a planificar en forma creativa y llevar dichos planes a la realidad es un factor común de estas personalidades.

A menudo los ENTJs destacan en el mundo de los negocios y tienen a ser hábiles en la organización de las situaciones y en la coordinación de equipos de trabajo, así como en el desarrollo de las estrategias y los planes de acción.

Sin embargo, estas personas tienen también sus debilidades. En ocasiones pueden ser confrontativos, intimidantes, y controladores y pueden abrumar a otros con su energía y su control.

Conocer las características básicas de la conducta de estos líderes innatos, permite saber cuánto de común tenemos con éstas y en qué medida son necesarias para desarrolar nuestro trabajo.

Fomentar aquellas cualidades menos desarrolladas y minimizar las características que impiden hacer bien el trabajo o lograr los objetivos son dos de las capacidades que a través de la psicología y del coaching, con personal bien formado, pueden potenciarse para lograr el éxito profesional y consecuentemente, el bienestar personal.

 

 
Teresa Gallego Álvarez
Doctora en psicología
Gabinete de psicologia y salud. CUANTICA
C/ Vargas 55A  3ºB
Santander (Cantabria)

La soledad en los ancianos

soledad

La soledad es la percepción que la persona tiene, aún estando acompañada, de vacío y desconexión, de vivenciar un aislamiento con el entorno. Cuando se es mayor, muchos de los lazos sociales van perdiéndose: la pareja, los padres, los amigos, los primos, etc.  y la familia se va formando en otra dirección, con gente joven, dinámica e independiente.

Las personas mayores, muchas veces sienten que están vacíos por la falta de estas  relaciones significativas y pueden sentirse poco útiles, tristes y muchas veces sin un sentido en sus vidas, lo que se relaciona con la presencia de síntomas depresivos.

La familia, en este aspecto, tiene una importante función que cumplir para el bienestar del anciano. El papel de padre y llegada una edad, sobretodo el de abuelo, da una significación importante a la vida del mayor, volviéndole útil, necesario e importante.

Integrar a los abuelos como personas con experiencia y sabias, llenos de cuentos e historias interminables que pueden entretener y enseñar a los nietos, mucho más de lo que incluso podrían los padres, es una estrategia principal para mejorar la calidad de vida del anciano y el funcionamiento de la familia en general.

También las personas mayores, no olvidemos, necesitan cariño, el contacto, ser tocados y besados (algo que a veces olvidamos y que es necesario para la autoestima y la satisfacción), el cuidado y tener mucha paciencia, ya que en ocasiones no pueden seguir el ritmo, son más lentos al expresarse y a veces, pueden ser repetitivos o rígidos, son factores claves en el cuidado del anciano. Ser flexible y permitir que haga las cosas de forma independiente, con el tiempo que necesite, sin prisa, ni presión. Estar cerca y acariciarlo, pedirle consejo, escuchar y hacerle partícipe de la familia, son aspectos fundamentales para el bienestar del anciano y de la familia en general.

 
Teresa Gallego Álvarez
Doctora en psicología
Gabinete de psicologia y salud. CUANTICA
C/ Vargas 55A  3ºB
Santander (Cantabria)

 

Utilizamos cookies de terceros en redes sociales para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.