niña

La psicoterapia infantil se basa en una variedad de técnicas y métodos para poder ayudar a niños que tienen problemas emocionales y/o de comportamiento. La terapia infantil se centra en la mejora de la comunicación, de la percepción y expresión de emociones y variaciones en el comportamiento del niño y de la familia.  Aunque puede atenderse a los niños de forma individual, sobretodo a los mayores, la mayoría de las intervenciones requieren de la familia para poder ser eficaces.

En los niños, las diferencias de edad son muy acentuadas, por lo que existe una amplia variedad de herramientas destinadas cada una a su rango de edad específico. Así mismo, el objetivo en terapia infantil debe conllevar doble meta: aquello que los padres indican en el motivo de consulta ( si han sido ellos quien han pedido la cita) y los objetivos que el niño o adolescente quiere lograr. La mediación a veces, entre ambas necesidades es u pilar fundamental en el tratamiento.

Las técnicas utilizadas en los más pequeños, difieren de las empleadas con los adultos en algunos aspectos: como la adaptación a su lenguaje y su percepción del mundo y se basan en algunas herramientas diferentes como  dibujar o jugar, ya que esto les facilita la expresión de emociones, sentimientos, en ocasiones más que el propio lenguaje, y ayuda a entender situaciones y modificar comportamientos.

En los adolescentes las técnicas empleadas son similares a los de los adultos, haciendo hincapié en las características propias de esta etapa vital.